Monday, November 13, 2006

Un domingo en silencio…

Al ser las 8.00 a.m. escuché al colchón de mi cama murmurar que ya era hora de empezar, así que luego de algunas vueltas y 15 minutos de tiras cómicas, bajé a preparar el desayuno. La receta para el desayuno: una de las pocas maneras que conozco, inspiradas en un toque especial de mi hermano –su querida albahaca- y en la insistencia de él y mi madre de que coma pan integral y otros productos que no disfruto tanto, pero que reconozco debería consumir más a menudo. En fin, los huevos con tomate, albahaca y aceite de olivo…así como algunos trozos de jamón, me hicieron empezar el día de buen humor.
Al terminar y como recordando la histeria de orden y limpieza de mi querida hermana, lavé los platos, acomodé la cocina y me puse a ver un partido de fútbol.
Luego recordé que afuera me esperaban los rayos del sol, un buen día y el ambiente perfecto para echarme al agua…así que en el patio de la casa que ahora es mi hogar descansé escuchando radio Estrella, la cual se ubica en 94.1 FM y que la verdad me ha llamado la atención por la variedad de música que programa, el hecho de que sepas qué artista vas a escuchar en cada bloque y por último que pongan 3 canciones de ese artista de manera continua.
En ese intervalo, un cliente que me invitó al autódromo, pues es piloto de autos de carrera, me llamó para confirmar mi asistencia al evento…con tan mala suerte que hoy no tengo auto y él ya estaba en el autódromo.
A eso de la 1 p.m. mi estómago empezó a reclamar la presencia de algo más que agua y el té frío que había preparado…por lo cual regresé a la cocina a diseñar o más bien inventar mi almuerzo.
Posiblemente hoy no andaba muy creativo, pues lo que se me ocurrió fue preparar una pasta tipo penne con salsa de tomate, hongos y un poco de atún en aceite. Creo que no podría compararse con la comida de algún restaurante italiano, pero como diría un indígena de Talamanca: “Cuando no hay perros para montear (cazar), aunque sea con gatos…”
De nuevo terminé y a dejar todo en orden, a veces creo que la psicosis de las personas que viven o han vivido solas y se valen por sus medios, las lleva a cuidar cada detalle de sus hogares, sean propios o alquilados, el punto es sentir que das tu toque personal o bien que controlas la situación, además es una buena excusa para mantenerte ocupado en días como el de hoy, que mi voluntad se siente como de vacaciones por Cancún al no tener compromisos, visitas, llamadas, eventos ni nada que no sea disfrutar del silencio de este día domingo. Día en el que mi boca no se ha abierto, más mis sentimientos, recuerdos y sobre todo aquello que me importa en la vida, se presenta siempre de manera clara, casi como si tuviera esa pantalla en frente y la película pasara en cámara lenta.
Hoy, Dios sabe que he estado más cerca de mis sentimientos y pensamientos que muchas otras veces…incluso algunas rodeado de mucha gente. Creo que la distancia no te aleja o te hace sentirte sólo, eso lo hace tu conciencia si no sientes o si no tienes el valor de dejar que tus recuerdos te alegren el día…como éste que casi termina y que Fonseca me ayuda a terminar bailando.

4 comments:

Luz Estela Lopera said...

Mira tú que buenas cosas hacen el silencio y la soledad cuando, sin miedo, se les deja pasearse por nuestra vida... ahora te están dando la oportunidad de disfrutar más de ti mismo, de la frescura del agua y del recuerdo de quienes amas. En el silencio de la soledad te descubres cada vez un poco más y, a través de escritos como este, nos permites conocer cada nuevo descubrimiento, para seguir estando sin estar.

K-ti-K said...

Pues si no hay nada mejor q disfrutar yo con yo un dia de silencio y tranquilidad, un dia de 7 la proporcion justa (segun dicen por ahi)
Estar en mi casa y hacer precisamente NADA es lo que mas me gusta, es una de las cosas que mas disfruto hacer!
Paso visitando, y leyendo el blog... soy tica tambien! y bueno nso hablamos!
Saludos!
=X

Gerardo Duran (gerardoduran25@hotmail.com) said...

Quisiera disfrutar tantos momentos en silencio como me sea posible, aún cuando aveces pierdes de vista lo que es realmente importante...y luego recuperas la lucidez y logras escuchar tu alma.

Anonymous said...

la distancia no te aleja... tienes razón cuando dices que podemos estar a 500 millas y sentirte a mi lado, a como podrías estar acá y sentir que te envié a china... NO QUIERO QUE TE ALEJES.