Sunday, February 05, 2006

Recobrando la voz…

Cuando quedas afónico te das cuenta que pasará un buen tiempo para recobrar la voz, te dejas caer ante tu impotencia de gritar, de gritar por lo realmente te llena, dejas simplemente que los sonidos pasen por tu vida, sin poder tomarlos y enviar tu mensaje de vuelta.

Cuando quedas sin voz, te das cuenta que tu presión sanguínea no es la normal, te das cuenta que todo va más lento...que hasta los colores de tus sentimientos varían sólo en una escala de grises, el prisma se ha dañado.

Cuando estás sin voz, quedas siempre a expensas del silencio, no hay música, no recuerdas ninguna canción, o sólo aquellas que no te hacen bien, aquellas que te hacen sentir sin esa estrella que te guía.

Cuando cantaste de más y no se escucha tu voz, recuerdas el sonido que salía de tu corazón, recuerdas la mano que te daba la fuerza para cantar, recuerdas los ojos que te hacían vibrar.

Cuando tu voz empieza a aparecer, la memoria empiezas a recobrar, cuando al menos te escuchan, pues tu voz ya ha regresado, tu misma lengua recupera su sensibilidad, tienes de nuevo noción de los sabores de la vida.

Cuando ya sientes que puedes hablar, lo haces...por horas, sin parar y con esa persona que seguramente no creerías te traería de nuevo tu cuerdas vocales, te traería de nuevo una sonrisa pintada en tu cara, en tus ojos que de nuevo brillan.

Cuando tienes tu voz nuevamente, comprendes que la vida es más hermosa, comprendes que el sol te quema la piel, pero sobre todo...te das cuenta que tu corazón puede gritar nuevamente.

Ahora, cuando has aparecido nuevamente...he recobrado mi voz, esa voz que se escucha, esa voz que a veces pongo en blanco y negro, esa misma es para ti y espero que así lo sea, de hoy en adelante...

5 comments:

Ariadna said...

Hermoso post... Definitivamente es una pequeña noción de que no se sabe lo que se tiene hasta que se pierde, y cuando por obra y gracia de los cielos vuelve a ti, lo sabes aprovechar mejor que antes de perderlo.

tirasdepapel said...

Muchas veces cuando la vida nos arrebata algo que apreciamos, o sin noción del daño sólo dejamos ir cosas, oportunidades o personas que resultan ser parte de nosotros, como la voz... Muy romántico amigo mío... afortunada será quien te trajo tu voz de vuelta...
Un beso!

Gerardo Duran (gerardoduran25@hotmail.com) said...

Ariadna: Aún no tengo el gusto ni te conocerte ni de leer algo tuyo, me gustaría saber cuál es tu blog. Por otro lado, gracias por lo que dices...creo que sin una musa posiblemente serían muchos menos las historias que se contaran, aún menos las canciones que se escucharan y muy pocas las sonrisas que vieras en el diario caminar.

Nathy: Gracias por tu mensaje, creo que esa persona nunca estuvo realmente cerca por muchas razones, aún no tengo ni idea si estará más cerca de lo que está ahora, pero sea como sea, me trajo de vuelta mi voz...

ratona said...

Ger, como dice mi hermanita la gatita (tiras de papel), que afortunado eres, nosotras que estamos sin voz, nosotras que queremos gritar tantas cosas, pero por ahora no nos escuchan.
Un final feliz... por fin! en estos Blog que vivimos tantas con el corazón triste.
Nos diste en todo caso esperanzas de que pronto nos volverá la voz.

Gerardo Duran (gerardoduran25@hotmail.com) said...

Estimada Ratona: Gracias por tus palabras, de hecho siempre he creído que la voz debe llegarte porque estás dispuesto a dejarte querer, porque estás dispuesto a soltar temores, recuerdos, pasados y sobre todo ser feliz con lo que venga...y te diré que creo es el lugar donde me encuentro y donde espero que pronto estés...un abrazo hasta donde sea que te encuentres!